sábado, mayo 12, 2007

LUNA NUEVA, por Claudia Ivonne

Y nos alcanzó el destino... Ese destino del cual huimos a enormes pasos, esta madrugada nos cobro con la más bella e inocente factura... Al fin la vida nos puso un alto, hasta hoy comprendes que tus acciones tienen la más pura consecuencia...

No, no te disculpes, por no ser yo la que lleve en su vientre a ese pequeño ser que defenderás con tu vida, y no te reproches por no haber tomado las decisiones adecuadas... Ya no es tiempo, es injusto... Alguien escucha..

No tengo fuerzas para juzgarte y sinceramente no seré yo quien lo haga... El tiempo se encargara de compensarte el dolor que hoy sientes, cuando una voz tan delgada como el pétalo de una rosa y tan poderosa como el más fuerte trueno te llame: papá.

Déjame llorar... Deja que mi alma muera en cada lagrima caída... Permite que mi mente entienda lo que tu voz con escasas palabras pueden explicar... Y perdona si mi mente no reacciona al escuchar llamarme el amor de tu vida, más que todo disculpa, si mi madurez es poca para no poder comprender aquello que deseas que entienda.

Nos creíamos invencibles, con un sentimiento tan sólido como la roca y no soporto su primer latido, una historia a prueba de tormentas... Y nos alcanzo el destino... Una luna nueva se gesta en su vientre, ámalo como yo lo amo aun sin conocerle, y cuídale como yo no podré…

Claudia Ivonne.

2 comentarios:

EL SENSEI dijo...

Es este escrito una publica reclamacion...
Ivonne... nos has robado tus letras!
Si alguien te plagió, denuncialo... hay maneras...
¡¡pero no nos quites la oportunidad de leerte!!

Paz dijo...

Yo me quedo con lo que siente Claudia y muchas mujeres , pero admiro tambien todas ellas que se levantan con tezòn y furia para defender lo que se lleva en el vientre y de por vida en el corazón de una madre .

Paz/